LUSERA. Circular Lusera, Orlato, Nocito, Ibirque y Lusera.

LUSERA. Circular Lusera, Orlato, Nocito, Ibirque y Lusera. 19-11-2017  

Galería de FOTOS.

Angelines, Esperanza, Susana, M.Carmen Galindo, M.Carmen Santos, MªDolores, Tere,  Miguel Callén, Niko, Oscar, Bernardo, Javier Pardo y Antonio.

Repartidos en 3 coches partimos a las 8,10 desde Salesianos. Temperatura fresca, 4º, pero cielo despejado como se preveía. Llegamos a Lusera poco antes de las 9, en el recorrido ha ido bajando la temperatura, pasado Belsue la escarcha hace acto de presencia. En el momento de comenzar la marcha el coche marca 0º, así que nos abrigamos con varias capas, buff y guantes.

Tomamos el GR-1, bien señalizado a la entrada del pueblo, a pocos metros de la zona de parking. La senda desciende hacia el barranco de Alaña. Hasta llegar al mismo la escarcha que blanquea pastos y matorrales, nos proporciona una paisaje típico navideño, contrasta con el verde de pinos y bojes y sobretodo con el ocre/amarillento de los robles que cubren las laderas de los barrancos.                                                 

Caminamos más o menos juntos, únicamente los que vamos haciendo fotos nos quedamos un poco descolgados. Una vez atravesado el barranco, unas piedras están dispuestas en el cauce para este fin, cruzamos una pequeña plana de pastos, circunvalado por pinos y robles, y nos disponemos a comenzar la ascensión hacia la Collada de Santa Coloma, dejando a nuestra derecha el barranco del mismo nombre. Antes de coronar, la senda, en la zona más dura de la ascensión, forma lazadas continuas para superar el desnivel. Nos sigue sorprendiendo el paisaje por su vistosidad, nunca había visto los robles con tanto colorido. A medida que vamos ascendiendo tenemos mejores vistas del valle, Lusera incluido, que atisbamos al fondo. Las peñas de Ibirque, a la izda. del barranco, llenas de robles, contrasta con la otra cara de los “tozales cucos”, menos vestida y con más abundancia de pinos.
Subiendo hemos visto apostados a unos cazadores, se distinguen perfectamente por el colorido naranja de sus petos, posteriormente, justo al coronar nos encontramos a otros que sujetan a los perros esperando nuestro paso. Nos sorprende que no hayamos encontrado señalización de la batida en todo el camino.
Ya tenemos a la vista Guara. Descendemos unos metros para volver a ascender hasta la Collada Barbero, una bajada pronunciada nos acerca al barranco de orlato, donde converge con el GR-16. Las badinas en este punto  nos ofrecen unas bonitas fotos de grupo. Dejamos el GR-16 a ntra. izda (dirección Ibirque) y continuamos por el GR-1 a Nocito, donde tenemos previsto almorzar. Una pequeña subida hasta la pardina de Orlato,  cruzamos la carretera y ya desde aquí todo descenso hasta Nocito.
La senda es muy agradable y cómoda, discurre casi en un trazado recto, en un perfecta diagonal hasta los primeros campos de la localidad. A ntra. dcha., debajo de una cárcava, por la que discurre la senda, un caballo blanco de crines grises que contrasta con su pelaje  pasta tranquilamente, no se inmuta por nuestra próxima presencia, precioso, por supuesto le hacemos fotos con Guara de fondo.
Pasamos el depósito del agua, un cercado eléctrico, y a pocos minutos estamos en la entrada de la localidad. Unos autobuses de Alosa están aparcados en la entrada, intuimos que para recoger a excursionistas de Peña Guara. Buscamos un punto de sol y donde podamos sentarnos cómodos para almorzar, son cerca de las 12 y llevamos desde las 9 disfrutando del monte sin probar bocado, seguramente por la belleza del recorrido hemos podido aguantar mejor los retortijones del estómago.
Nos quedaríamos más rato seguramente, estamos al sol y la temperatura rondará los 15º, pero un poco más de media hora es suficiente, todavía queda un poco más de la mitad del recorrido y una buena ascensión hasta Ibirque. 12.28 h.
Salimos por la carretera unos cientos de metros hasta llegar al cruce hacía Bara, aquí cogemos la senda que sigue el cauce del Guatizalema durante unos metros. Antes de dejarlo a nuestra dcha., cuando comenzamos la ascensión, observamos con detalle la amplia badina que ha formado la erosión en su cauce, buen lugar de baño para el verano. Habrá tiempo de disfrutar de ella en otro momento.
Cruzamos la carretera dirección Molino de Villobas y comienza una serpenteante ascensión, sin apenas descansos, solo los que nos tomamos nosotros para hacer fotos, hasta el falso llano que encontramos a la altura de Peña Blanca (Izda.). Hasta aquí y desde Nocito habremos ascendido 350 m. de desnivel.
Llegamos a las 13.54 h., no es mal tiempo debido a las numerosas paradas realizadas para disfrutar de las bonitas vistas del valle, de Guara y de los Pirineos en la parte final. Sólo nos produce desazón la cantidad de bolsas de procesionarias que observamos en las copas de los pobres pinos, algunos, pese a lo que digan los entendidos, muertos o apunto de secarse. En el camino también hemos visto por el suelo, este año la eclosión se está produciendo antes por la climatología. Hay que tener cuidado, afortunadamente la senda no discurre por debajo de pinos.
La senda discurre, a partir de aquí, casi plana, con pequeños toboganes sin apenas dificultad, atravesando lo que serían campos de labor en el pasado. Cerca  del extinguido  municipio de  Ibirque la senda discurre arropada por muros de piedra que servían para delimitar las propiedades, en algunos tramos perfectamente conservados.
Un poco antes de llegar atisbamos las únicas vacas del día (tres), nos observan con atención, pastan a pocos metros de una vieja mallata derruida.
Son las 14.25 h. cuando atravesamos  la puerta revestida de yedra, al igual que la pared norte de la iglesia, que parece darnos la bienvenida, pero sin ningún actor que nos reciba. Siempre te abarca un sentimiento de tristeza cuando recuerdas y te imaginas  el pasado de los pueblos abandonados. La industrialización de los años 50 al 60 del siglo pasado, tuvo cosas muy buenas, pero fue el motivo principal del abandono de nuestros pueblos. En muchas regiones de España la inmigración no fue tan drástica, pero en nuestra provincia tuvo un efecto devastador con la vida de estos pequeños municipios, poco a poco fueron desapareciendo los vecinos, y los últimos moradores que se quedaron con su muerte mataron también a los pueblos (El nomenclátor de 1857 da para la provincia de Huesca 1.114 entidades que disminuyen hasta 781 en 1970 y a 756 en 1991, según la Enciclopedia Aragonesa, datos del 2009).
14:45h. Hemos tenido tiempo de descansar un poco. Hacemos la foto de grupo con la bandera del club y reanudamos la marcha. La señal indica 1.30 h. a Lusera.
Cruzamos el barranco de Orlato, que presenta en este punto un pobre aspecto, casi seco, ascendemos el pequeño collado que nos aproxima a Valle Bail y seguimos por la senda, siempre a la dcha. de barranco Alaña y en continuo descenso, hasta casi Lusera, donde tendremos que superar una suave desnivel que nos dejará a las puertas del municipio.
El colorido y el paisaje hacen, pese al tiempo de caminata, bastante llevadero el recorrido, todavía tenemos ganas de desviarnos y bajar al fondo del barranco para observar una badina  medio oculta  de aguas cristalinas.
A las 16:07 h. llegamos al parking. 15º de temperatura que contrastan con los 0º de la salida.
Bonita jornada. Hay que disfrutar de estos días de otoño. Es un pecado quedarse en casa.
Sin perder mucho tiempo, nos despedimos con besos y abrazos hasta la próxima jornada.








Distancia total 17.34 Km
Desn. de subida acumulado 946.28 m  Desn. de bajada acumulado 947.34 m.
Altura máxima 1349.74 m .Altura mínima 939.59
Tiempo total 7:10:47 h Tiempo en movimiento 5:34:05 h Tiempo parado 1:36:42 h

Tramo no recogido por el track (1,16 km. adicionales)
Track:

BELSUE. Pardina de Usieto. Lusera y Santa María

BELSUE. Pardina de Usieto. Lusera. Santa Maria de Belsue.5-11-2017


Galería de FOTOS.

Niko y Antonio.
Falta 5 minutos para las 9 h. cuando, después de aparcar a la entrada de Belsué, cogemos la senda del GR-1 que parte del desvío a la localidad. Mañana fresca, pero el viento lo hemos dejado en Huesca, presumimos que tendremos una buena mañana climática.
En pocos minutos estamos en la Pardina Ascaso, damos una vuelta a la misma y dejamos las fotos para nuestro regreso. La senda bien  marcada, a la que accedemos por detrás de la casa, nos dirige a la confluencia del  Flumen (aguas cálidas) y del Barranco Albarza (aguas frías). Los rayos de sol que iluminan entre los árboles el cauce nos permite realizar unas bonitas fotos.
Cruzamos el río y continuamos la senda que asciende por la izda del barranco. Lo cruzamos también a pocos metros y seguimos por la izda. del barranco que se alimenta de los picos detrás de los restos de la pardina de Ubieto (Zerro, San Miguel o Puyaldo). Vamos parando en algunas badinas que nos sorprenden por su belleza, aunque la barranquera a mitad de su recorrido  deja de llevar agua, entendiendo que las surgencias provienen del Tozal de Lusera. Las continuas lazadas ayudan a superar el desnivel de 355 m. que separan ambas pardinas, Ascaso de Usieto. Cuando superamos la barranquera, un llano con buenos pastos y  abundantes pinos altos que nos protegen del aire que se observa en las copas, generan un paisaje otoñal, buena zona para setas pero ni rastro de hongos, ni buenos ni malos.
Unos pocos metros antes de Usieto convergemos con  la pista, a la derecha indica con una tallada señal en madera de pino la dirección a Ibirque, luego volveremos para seguir ese rumbo.Seguimos rectos a nuestro destino, en ningún momento genera confusión. Una nueva señal a nuestra izda. indica la dirección a una derruida ermita. Llegamos a las cuatro piedras de Usieto a las 10.30 h., buena hora para almorzar. Tan apenas 10 minutos después volvemos sobre nuestros pasos para primero acercarnos a la ermita y después coger el desvío ya comentado a Ibirque. Seguimos por la pista, acortando las curvas del camino, hasta llegar al desvío a ntra. izda. por donde sigue la senda. Desde este punto, con pequeños toboganes,  la senda será descendente. En la zona llamada Balle Bail se pierde un poco la traza de la senda por la superficie herbácea, no obstante no cuesta nada recuperarla si dirigimos nuestros pasos a la derecha para seguir por un nuevo tramo bastante limpio y verosimil que nos acerca a la senda que proviene de Ibirque y que discurre paralela al barranco de Alaña. Nos cruzamos con  unos moteros de trial que han subido por la senda.
Abandonamos la senda a mitad descenso aproximadamente para bajar a una badina de aguas verdes cristalinas, si fuese verano no dudaríamos en darnos un baño, afirmamos que es de lo mejor del recorrido. Enseguida tenemos a la vista LUSERA , nos adentramos por su única calle (12:15 h.) donde solo vemos un par de casas restauradas, así llegamos a la iglesia y su cementerio. Desde este punto las vistas de Gabardiella, Carruaca, Valle y Embalse son las mejores.
Descendemos por la pista hasta el desvío del GR-1 que nos acerca, después de un pequeño ascenso, por unos bancales abandonados hasta la orilla del Flumen y Santa María de Belsué. 12:50 h. Aquí paramos unos minutos para ver la iglesia, restaurada pero sin techo. Los bancos y mesas situados en el exterior nos ofrecen una buena posición para observar las vistas de Lusera y Flumen. Una chopera en su orilla, con las tonalidades propias del otoño, nos proporciona un excelente marco para hacer fotos.
Continuamos por el GR-1 dirección Pardina Ascaso, cruzamos el Flumen por un pasarela de madera a la que le faltan un par de tablones pero totalmente segura. La fuente que encontramos al otro extremo está seca, no sería normal para esta época del año de no ser por la falta de lluvias.
Antes de llegar a los últimos zigzag que nos acercan a la pardina bajamos al cauce del río para observar las hermosas badinas, entendemos que sean tan visitadas en el verano. Al llegar a nuestro último objetivo, aprovechamos la presencia de los moteros que habíamos visto anteriormente para que nos hagan un par de fotos juntos. Son las 13:25 h.
Pocos metros nos quedan para terminar nuestro recorrido, retornamos por los mismos pasos de esta mañana, subimos el pequeño collado, donde notamos la fuerza del cierzo, y a las 13:48 h. llegamos de nuevo al parking.


Distancia total 16.96 Km
Desn. de subida acumulado 782.89 m. De bajada  770.94 m. Altura máxima 1351.12 m
Tiempo total 4:54:44 h Tiempo en movimiento 3:58:54 h Tiempo parado 0:55:50 h

Circular Dolmen de Belsué, Cienfuens


Galería de FOTOS

SALTO ROLDÁN. Circular visitando Dolmen de Belsué, Cienfuens, Presa, Refugio Peña Guara y vuelta por la pista. 12-11-2017.  
M. Dolores, Tere, Encarna, M.Carmen Galindo, M. Carmen Santos, Tomás, Niko y Antonio.

Cita a las 8 h. en la estación para esperar a M.Dolores que viene en el Canfranero. Tomamos café en el horno de la estación y en dos coches, Tere y Tomás, partimos hacia el Salto Roldán, punto de partida y llegada de nuestra circular.
Salimos de Huesca sin el incómodo aire que nos ha soplado estos últimos días, pero cuando nos acercándonos al parking del Salto (1012 m.) vamos observando que cuanto más subimos más se mueven las ramas azotadas por el cierzo. Así es, hay que sujetar las puertas del coche con fuerza al salir. Nos abrigamos bien y a las 9.15 h., tomamos la pista camino de Belsué 
                                   .IMG-20171112-WA0026.jpg
A 200 m. a la dcha., después de pasar la senda que viene de Santa Eulalia y el desvío al mirador, encontramos la senda que indica Dolmen de Belsué, nuestro primer objetivo, indicando 1.30 h. como tiempo de aproximación.
La senda nos protege del viento, tanto que pronto tendremos que quitarnos una capa de abrigo. Discurre entre pinos, carrascas y bojes en sentido descendente, atravesando barranqueras, la mayoría secas salvo el barranco de la “forcandiella”, que lleva agua suficiente para garantía de montañeros y caminantes. A su lado, bien ubicada, los restos de la caseta del ←“ermitaño”, junto a unos bancales cultivables en el pasado. La frescura y humedad de la cara norte, contrasta con la sequedad del terreno de la orientación este y sur-este, se aprecia y se nota con claridad el cambio de temperatura.
IMG_20171112_094731.jpg
Comenzamos la ascensión al collado de la Piatra (972 m.), despacio, pero sin parar hasta que nos vemos obligados a hacerlo, una familia completa de bovinos invaden la senda con cara de muy pocos amigos, tenemos que esperar hasta que se apartan, es necesario unos cuantos gritos para que nos hagan caso. En el mismo collado, al que llegamos a las 10.25 h., está la indicación y el desvío al dolmen , situado a pocos metros de la señal (Estas construcciones pétreas se asocian al mundo funerario y se rodean de un halo simbólico resultante de prácticas y creencias en torno a la muerte. Por medio de un monolito hundido en el suelo de forma vertical denominado menhir, se fijaba el alma de los muertos. Varios monolitos dispuestos en forma de mesa determinan un dólmen, en cuyo interior se enterraban colectivamente los difuntos de la comunidad. Estos dólmenes se cubrían por un túmulo de tierra. La combinación de dólmenes y menhires da lugar a otras tipologías como los alineamientos y el cromlech que tantos estudios han propiciado. Aragón posee un importante conjunto de estas construcciones megalíticas, diseminadas en el Pirineo, en parajes recónditos escogidos por los primeros pobladores para sus enterramientos en cotas superiores a los 700 metros de altitud. Fuente→ D.G.A.).
IMG_20171112_102754.jpg
Después de hacernos varias fotos, la disertación sobre lo sorprendente de los ritos de nuestros antepasados, así como el sentido de su orientación al este, buscando siempre el amanecer, nos abre el apetito. Buscamos a la otro parte del collado, ya en sentido descendente, después de tomar el desvío a Belsué por la Senda de la Toba, un punto soleado y al abrigo del cierzo. Detrás de nosotros la Caseta de Ciprés, imaginamos que servirían de refugio para pastores y agricultores en el pasado. Estamos situados en una zona de buenos bancales que en el pasado se cultivaron. El camino que hemos dejado se dirige al cuello de la Travesada (1179 m.) donde  enlaza con la pista del Salto
Roldán al Refugio de Peña Guara y al pueblo de Belsué.
IMG-20171112-WA0062.jpg
←Casi media hora de parada, tiempo más que suficiente para descansar y tomar fuerzas. reiniciamos la marcha en busca de los acantilados. El siguiente recorrido nos proporciona bonitas vistas, tanto del salto de Roldán, como del cauce del Flumen, invadido por la vegetación, y la garganta de Cienfuens y su impresionante acantilado.Nos llama la atención un tono de color⇒ más rojizo en el acantilado, justo  junto a la buitrera, seguramente motivado por un gran desplome del pasado. Nos apartamos para dejar paso a tres ciclistas que realizan el mismo recorrido.IMG_20171112_113151.jpg
Antes de llegar a la primera presa (cienfuens), a la derecha, en el mismo cauce del río, un desvío se dirige hasta una construcción que lucha por mantenerse en pie junto al cauce del río,  invadida por la vegetación, la antigua minicentral, permanece todavía erguida, pero con daños significativos en el tejado, visibles perfectamente desde la senda.
IMG_20171112_114340.jpg
Desde la presa, la senda de la Toba se torna camino, hasta aquí llegarían con vehículos para su construcción. A la izda., observamos a un escalador iniciando la ascensión del acantilado, intuimos está esperando progrese algún otro compañero que no percibimos desde nuestra posición.
La presa vacía, ya no se si es habitual por la época o por la sequía, deja ver un fondo seco donde han aflorado restos de antaño, desde una pala de excavadora hasta la carrocería de un coche blanco que no logramos saber de qué marca.
IMG_20171112_120218.jpg
Comenzamos el recorrido de los 8 túneles que nos llevarán hasta la presa principal de Belsué, de distintas medidas cada uno de ellos nos proporcionan buen juego para realizar bonitas fotos. Nos cruzamos con una pareja a la que saludamos. Al otro lado se atisba perfectamente la senda que utilizamos para descender del Collado de las Paules en la prueba de la Javierada de hace un par de años, jornada que recordamos muy agradablemente por la gran cantidad de nieve que hoyamos desde el collado de Matapaños.
IMG_20171112_120002.jpg
A  la altura del sexto  túnel se observan mirando al cauce del río las construcciones derruidas que sirvieron de cobijo para el personal que levantó la presa, sólo permanecen levantadas algunas paredes laterales y una torre que debió servir como minicentral eléctrica. IMG_20171112_122609.jpg

La presa (Construida en 1931), está vacía al igual que la de Cienfuens, cierto es que nunca la he visto llena, pero como ahora tampoco. Los problemas de las filtraciones existentes es un hándicap importante para el llenado de la misma.
Toca  ahora subir escaleras, poco a poco vamos ascendiendo los peldaños ¿?, no los hemos contado, pero en continuos zigzag para superar el desnivel se hacen interminables. Un poco antes del final vemos la entrada a la cueva “Artica”, ni nos asomamos, hoy no toca. Terminan en el refugio, conforme vamos llegando  nos vamos esperando en el mirador, punto de observación de la presa y del valle, lástima la ausencia de agua que hubiese proporcionado mejores fotos. Habrá que volver en otra época.
IMG_20171112_123414.jpg

Descansamos unos minutos y ahora ya por la pista comenzamos la ascensión al collado Travesada. Mientras vamos caminando en ligera ascensión, 1013 m. desde el refugio hasta los 1179 m. del collado, observamos la aparición de Belsué, oculto hasta ahora, y la pista que desde el pueblo sube en continuas lazadas hasta el corral del carro, donde converge con la nuestra, debajo de los repetidores del Pico del Águila.
Justo en la cima, dos nuevos cruces, a la izda., con un indicador roto, una camino descendente hacia el dolmen, y a pocos metros a la derecha, ya en la otra vertiente, una pista a la derecha que lleva en una dura ascensión hasta el collado de la Ereta (1416 m.), donde encontraríamos la senda que viene de la Ermita de Ordás hacia el pico del Águila. Nos cruzamos de nuevo con un caminante con su perro, será el último encuentro humano hasta los coches.
IMG_20171112_140056.jpg

IMG-20171112-WA0010.jpg

Desde este punto nos quedan poco menos de 5 km., así que china chano vamos superando los distintos barrancos por una pista que discurre por debajo de las sierras del Mandolo, Estudiases y Puiacutos. sorteando por los comienzos el barranco de Sabuco, primero, y después el de la Masa. La pista desciende y asciende con ligeras diferencias, baja a los 1121 m. para subir de nuevo, poco después de pasar la Fuente de San Mamés a los 1.171 m.. En cuanto dejamos el desvío a Santa Eulalia la pista ya desciende hasta los 1.012 m. del parking, a donde llegamos a las 14,59 h. Paradójicamente no sopla el aire, todo lo contrario que esta mañana.
En el arbolado  del recorrido abundan pinos, chinebros, bojes,  y  árboles del género “quercus” ( robles, encinas y carrascas) que con su fruto (bellotas) alimentan a ardillas y jabalíes. Las sabinas hacen también malabarismos en las paredes de los acantilados.  Erizones, espinos y endrinos sin fruto, junto con malezas y pastos, son el tipo de vegetación que nos encontramos principalmente invadiendo los bancales abandonados y en las orillas de sendas y camino.
No hemos visto, salvo la familia vacuna, y algún que otro  buitre revoloteando por las alturas ningún otro animal en el recorrido.
Sol radiante y cielo despejado, aire en las partes altas. Temperatura fresca que invitaba a ir abrigado a primeras horas de la mañana, sobretodo en las zonas de sombra, y que a medida que avanzaba el día y con los rayos de sol obligaba a quitarse ropa. Manga larga en todo el trayecto. Temperatura entre 12 y 18º. En definitiva, excelente día para caminar, buena jornada y mejor compañía.
ESTADISTICA:
Distancia total 16.12 Km . + 5.7 km. desde fin track = 21.8 km.
Desn. de subida acumulado 1188.28 m. + 127 m. desde fin track  = 1.315 m.
Desn. de bajada acumulado 1051.49 m  + 283 m.  desde fin track= 1.334 m.
Altura máxima 1232.06 m Altura mínima 858.83 m

Tiempo total 5:45 h Tiempo en movimiento 4:34 h Tiempo parado 1:11 h

Jubierre


Fotos

JUVIERRE. 8.11.2017 Andrés y Antonio


Paraje del desierto Monegrino de una singular belleza pese a su sequedad y falta de arbolado. Paradójico pese a que está situado a pocos metros del rio Alcanadre, el que cruzamos  tenemos  para llegar a la ermita de San Miguel, punto y final de nuestro recorrido. Es un amplio espacio en declive que supone la conexión entre la depresión de Sariñena, por donde circula el río  y la plataforma superior.
Desde el cruce del río el terreno es ligeramente ascendente hasta la sierra, situada aproximadamente a 400 m. de altitud hacia el sur, dirección a Castejón de los monegros, municipio al que pertenece el término.  En tiempos remotos imaginamos que la planicie tenía mayor altura y los procesos erosivos en plena depresión del valle del Ebro, aunque por sus montes no existe ningún curso fluvial, sus laderas  pronunciadas, de materiales deleznables, han originado una densa red de cárcavas en las partes altas de los tozales, con formaciones espectaculares,  y barrancos, en algunos casos profundos,  que discurren hacia el Alcanadre.
IMG_20171108_091747.jpg
Son las 9,20 h. cuando después de dar una vuelta a la ermita (construida de sillares y mampostería, totalmente enfoscada en la parte exterior  por lo que vemos y pintada de un blanco reciente ) iniciamos la ruta al tozal de la Cobeta.


Marcado el punto de partida, pero la senda, al igual que todo el camino, deja mucho que desear, hay que prestar especial anterior para no salirse de ella. Es una pena que una zona tan bonita, con tanta belleza seca,  la tengan tan descuidada, mensaje a Ayuntamientos y Diputaciones, tenemos que poner en valor muchas cosas que turísticamente atraigan visitantes a estas deprimidas comarcas.IMG_20171108_093924.jpg
La senda bordea por la derecha un pequeños cerros que forman la sierra de la cobeta de donde surgen pequeños barrancos que vamos sorteando, enseguida llegamos a nuestro primer objetivo, quizás, para mi gusto, el menos sorprendente de todos los que veremos hoy, pero aún así es un buen reclamo para el resto.


Todas las rutas aconsejan volver a la ermita para seguir el recorrido, pero decidimos continuar hacia el sur por la orilla de las lomas siguiendo unas pequeñas marcas que pensamos pueden ser de animales, y dirigirnos al tozal de la Espada. Antes subimos a lo más alto de las lomas  de la Cobeta (puntal de los pinos) para visualizar el paisaje de ambos lados. La bajada la hacemos por una barranquera que cruzamos y ascendemos para encontrar una buena perspectiva, sin querer, del tozal de la Espada. El cierzo sopla fuerte, hay que tener cuidado porque las ráfagas nos desplazan y evitar cualquier pequeño susto.
IMG_20171108_102554.jpg


Desde aquí, en lugar de volver, decidimos avanzar por la pista que bordea las lomas y dirigirnos  al Tozal de Colasico, tercer objetivo, y realizar una ruta más circular que la pensada inicialmente. Esto nos obliga a circular por campos a través y subir y bajar barrancos, lo que hará la jornada mucho más atractiva.
Antes de abandonar la pista, a nuestra derecha, observamos otro tozal que se asemeja a nuestro siguiente objetivo, decidimos afrontarlo y retrocediendo un poco sobre nuestros pasos, cruzando campo y barranco, llegamos a su base después de una pequeña trepada.→
IMG_20171108_111434.jpg


Buscamos una correntía para descender mejor que hemos subido y acercarnos de nuevo a la pista dando de esta manera la vuelta al torrollón.  Caminamos solo unos metros por ella para dejarla de nuevo e iniciar de frente nuestro periplo de campos y barranqueras (barranco de la escalera, barranco de San Miguel, ←barranco de los Galachos y barranco de la mata y barranco de las Vacas). El monte que atravesamos está lleno de matorral y aliagas, pero también  romero y ontinas, que desprenden un excelente olor al roce de nuestros pisadas.
IMG_20171108_115036.jpg


Son las 12.20 h. cuando llegamos al Colasico↓, nuevas fotos y ahora sí, siguiendo la traza marcada, recuperando el camino normal que viene de la Ermita, pasando por el corral de las vacas, salimos de nuevo a la pista que seguimos hacia la sierra, dirección  Tozal Solitario.
IMG_20171108_122048.jpgIMG_20171108_121431.jpg


A nuestra izda. dejamos una señal en el suelo que nos indica  los Tozales de los Pedregales (a la vuelta la levantaremos y sujetaremos con piedras, esperamos aguante), una pequeña circular a los mismos que obviamos y dejamos para mejor ocasión. Tenemos que estar de vuelta a una hora  prudencial y todavía, además del solitario, queremos subir al mirador, oriental o occidental.


Encajonados entre lomas y tozales parece que sopla menos nuestro cierzo, pero vamos rebozados  por  la tierra de los campos que hemos tenido que hollar, y en algunos casos, recién laboreados, tenían un palmo de polvo debido a la falta de humedad.


Después de unas curvas, otra señal en el suelo con la leyenda Tozal Alto oculta, la giramos y orientamos hacia el desvío que también evitamos por no parecernos de gran interés después de lo visto. Seguimos hasta una pequeña construcción a nuestra derecha donde hay situado un hito como atención al desvío situado en frente,  a ntra.  izda., ⇠que se dirige al tozal  Solitario. Son tan apenas 500 ms. escasos hasta su base. Vale la pena, bonito y singular, los distintos tonos de su  base, rojizos, ocres, y blancos salitrosos,  le dan un colorido especial para marcar la diferencia.IMG_20171108_124811.jpg


Volvemos al camino, son las 12,55 h.. Seguimos dirección sur, camino de lo alto de la Sierra, vamos buscando la “plana” para dirigirnos al mirador más próximo, oriental o occidental.
Las indicaciones no son nada claras, y según el plano que hemos podido descargar de la página web de los monegros, donde no marca distancias no sabemos el tiempo que nos deparará. Así que seguimos pista arriba y decidirimos cuando encontremos el desvío.
Al llegar a lo alto (13.15 h.), a la plana de la Sierra de Alcubierre, un desvío de pista a la derecha nos hace pensar por la orientación de la misma, más que por  una flecha pintada en un monolito con dedicatoria (hace referencia a un fallecimiento en el lugar en 1929), que es el camino a seguir hasta el observatorio.IMG_20171108_133106.jpg
En 15 minutos recorremos los  800 m. de pista que nos llevan al final, donde unos montículos de piedras producto de despredegar los campos cercanos hacen de balconada del mirador. Hacemos fotos y decidimos que podemos  bajar por las cárcavas bastante inclinadas del mirador a buscar el camino, evitándonos aproximadamente los dos km. de pista que nos situaría casi  justo en el desvío al tozal solitario. No deja de ser una nueva aventura.
IMG_20171108_091708.jpg
Una vez en la pista, comenzamos a trotar, nos queda aprox. 1.5 km. hasta la Ermita, así vamos hasta poco más allá del “corral  de las vacas”, donde tenemos que apartarnos para dejar pasar al único signo de civilización, sin tener en cuenta el canto de los pájaros, que hemos visto hoy. Seguimos andando hasta el final. Son las 14.15 h. cuando estamos arrancando el coche. Una rápida parada en Novales para echar una cerveza y a Huesca.
IMG_20171108_103050.jpg


Al llegar a casa lo primero que hago es enviar un e-mail a la comarca de los monegros expresando mi queja por la poca y mala señalización del recorrido y puntos de interés del mismo. Si no tienes sentido de la orientación o no sabes interpretar un mapa te quedarás sin ver bastantes cosas.




Distancia total 15.24 Km + 3,4 Km.(desde interrupción track hasta Ermita) = 18,64 km.
Desn. de subida acumulado 433.75 m
Altura máxima 451.93 m  Altura mínima 194.38 m.
Tiempo total 4:26:18 h Tiempo en movimiento 3:30:03 h Tiempo parado 0:56:15 h

Velocidad media total 3.43 Km/h Velocidad media en movimiento 4.35 Km/h

Anayet


FOTOS de la Jornada


Anayet-Vértice

Andrés, Carlos Abadía, Rubén, Tony y Antonio. 25-10-2017.
Mañana fresca pero se presume calurosa, tanto que desde el inicio de la caminata, vamos en manga corta, 8°. Partimos desde el Corral de las Mulas (1650 M) porque la barrera impide el acceso al parking de las pistas de sky, un km de asfalto nos acerca al telesilla “anayet” donde cogemos el GR-11 para dirigirnos por el barranco de culivillas hasta los ibones de Anayet (2232 M).
El barranco baja con agua, no mucha, pero aún así forma una bonita cascada al final, justo en el collado. Los pastos amarillean, reflejando la persistente falta de precipitaciones que afectan también a la falta de llenado de los     ibones.
 IMG_20171025_110355.jpg
Aún así sacamos bonitas instantáneas, aprovechamos el reflejo de las imágenes en sus aguas.
Observamos a un par de chicas, no nos ofrecen duda pese a la distancia, que están realizando fotos en el otro extremo del ibón, Tony las inmortaliza con una bonita instantánea que luego, cuando las alcancemos, les mostrará.
IMG_20171025_112540.jpg
Después de almorzar, bordeamos el ibón por el este para coger la senda que nos acercará al collado de Anayet. Justo donde converge ésta con la senda que como continuación del GR-11 se dirige a Anayet bordeando en este caso al ibón por el sur, la hemos abandonado en los Llanos, nos encontramos con una de las chicas que veíamos antes, la otra está unos metros más arriba. Aludiendo a una falsa regla de montañeros cuando se encuentran en los cruces, nos damos un par de besos. Tony les enseña su foto y las invita a visitar la página del club para descargarla. Son de su tierra, catalanas. Ascenderemos juntos los metros que quedan hasta el collado (2414 M. IMG_20171025_121034-PANO.jpgEllas se quedan descansando y nosotros continuamos.
La senda que bordea nuestro objetivo por el oeste, después de una suave trepada, nos deja en la característica piedra roja que una vez atravesada nos acerca a unos zigzag de cantos de piedra suelta que nos sitúa en las no menos famosas cadenas.
 IMG_20171025_123605.jpg
Esperamos a que desciendan una pareja de montañeros, el más avezado es de Sallent, ha subido con un perro, el otro está utilizando arnés para superar su vértigo , chapó, vaya mi felicitación. Las pasamos muy bien, para todos es la primera vez. Seguramente que con hielo, nieve o solamente con la piedra mojada ofrecerán un plus mayor de peligro.
A partir de aquí hay que utilizar constantemente las manos para la fuerte trepada que hay hasta la cima. No hay sensaciones aéreas, si unos buenos agarres cuando hay que apoyarse.
12,45 h cima. Horizonte despejado, nada de aire, lo que permite disfrutar del lugar. Bonitas vistas de las pistas de la zona de Espelunciecha, el Midí y Canal Roya. Marcamos visualmente el recorrido que pretendemos hacer a la vuelta, descendiendo hacia la canal por el GR , cruzando “el salto de agua” del ibón a media ladera, pasando los dos  canchales de piedra suelta y ascendiendo por las gradas de superficie herbosa  hasta el  rincón” de Espelunciecha. Aprovechamos la llegada de las chicas para que nos hagan foto de grupo, un trago de la bota, y después de media hora vamos a por nuestro segundo objetivo, el Vértice.
IMG_20171025_130129.jpg
Descenso más fácil de lo que pensaba, sólo algún pequeño resbalón en la zona con piedra suelta antes de las cadenas.
Antes de llegar al collado nos cruzamos con una pareja que habíamos adelantado en el barranco, nos sorprende que ella, con el día que hace, lleve pantalón de pana y polainas.
Ya en terreno rojizo seguimos hacia la punta de lapicero del Vértice. La traza de subida, bien marcada al principio, se difumina bastante en la ascensión. No obstante, la senda, no muy bien definida, no tiene pérdida, siempre por la cara oeste evitando la cresta.
En apenas 15 minutos estamos rodeando el punto geodésico de la cima. Tenemos suerte, la presencia de otra pareja nos sirve para hacernos la foto, s juntos. IMG_20171025_135000.jpg

Valle de Izas, en este caso, a nuestros pies, Andrés y yo hacemos virtualmente el recorrido de nuestra  circular a la Moleta y Carlos y Tony recuerdan el que realizaron con el club el año pasado, en un día tan malo que les impidió cumplir por la niebla y lluvia su objetivo.
Tan apenas 10 minutos, son las 14 h cuando iniciamos el descenso. Me adelanto, paso a la pareja que ha descendido antes un poco antes del collado, y sigo descendido solo deshaciendo el recorrido de la subida hasta el cruce con el GR-11 que continúa hasta Canfranc.
Voy parando para que me vean en los cruces confusos y aprovecho también para observar un par de escaladores, que me cuesta al principio distinguir en la pared del Anayet.
Todo discurre como habíamos pensado, vamos parando buscando la mejor diagonal para no perder mucha altura. Unos sarrios nos sorprende o los asustamos, porque salen corriendo despavoridos canchal abajo, hacia el valle de la canal, acompañados, pásmate, por lo que pensamos es un perro, no puede ser un zorro, imposible por ser más bajo y más gordo. Hay queda la duda.                                      IMG_20171025_145718.jpg
Sin problemas llegamos al collado de Canal Roya, recuperamos una senda que cogemos a la derecha para dirigirnos hacia el collado de Porte, por donde descenderemos a la Glera y desde aquí al parking y remontes de Anayet.
Antes, en el punto más alto, 2200 M., justo a los pies del puntal de Espelunciecha, lugar donde deja la rastrack a los esquiadores en la temporada de sky, paramos unos minutos a comer que Tony aprovechará también para echarse un pitillo. Andrés, aprovechando un punto de cobertura, llamará para informarse si Le han solucionado unos problemas en el ordenador, y yo para reclamar un servicio del seguro.
 IMG_20171025_161333.jpg
El descenso lo hacemos rápido, sin apenas paradas, solo un momento en las surgencias de agua al lado de la caseta de la Glera (16,15h). Continuamos la bajada por la zona de pistas hasta el asfalto, siguiendo en tres grupos ya por la carretera hasta el coche, Andrés y yo ligeramente adelantados, Tony junto con los montañeras del Vértice en un segundo plano, contándoles la aventura del Kili, y detrás Carlos y Rubén. En el parking estamos a las 17 h.
Saludamos a las montañeras catalanas, nos cambiamos de calzado y, esta vez sin cervezas, hasta Huesca. Tengo una cita a las 19 h., a la que llego puntualmente después de ducharme.
Nuevamente una estupenda jornada.